http://munisalud.muniguate.com/ http://munisalud.muniguate.com/ http://munisalud.muniguate.com/ http://munisalud.muniguate.com/
Edición julio 2014
Dirección de Salud y Binestar de la Municipalidad de Guatemala 
Ciudad de Guatemala, jueves 22 de noviembre de 2018
 
Estilos de vida saludables Imprimir informaión
   

Grasa abdominal¿Por qué sentimos celos?1

 

La Real Academia Española define los celos como la sospecha o inquietud de que la persona amada haya mudado o mude su cariño, poniéndolo en otra persona.  En muchas ocasiones, los celos son los protagonistas principales en los problemas de pareja. Hombres y mujeres son víctimas de este mal tan conocido. Los especialistas en Salud Mental atribuyen los celos  a  diversos factores, por ejemplo, la presencia de padres obsesivos o sobre protectores,   dominantes   en extremo o ausentes por muerte, divorcio, enfermedad o mala relación familiar que provoca la separación de los padres como pareja, y reduce por  parte  de  algunos  o de ambos, el contacto personal  con  los  hijos.  Estas situaciones tienden a provocar baja auto estima,  inseguridad, necesidades altas de estimación y aprobación externas, demandas de ser amado de manera incondicional y exclusiva, egoísmo y desconfianza en las personas. La búsqueda de aferrarse a alguien que de algún modo brinde una seguridad de permanencia y el sentimiento de pérdida de éste provoca inevitablemente una situación de celos.   A todos nos surge la interrogante de si es normal o no sentirlos.

 

¿Hasta qué punto son normales los celos?

Los celos con medida, llegan a ser parte de cualquier individuo sano y éstos representan una actitud normal y necesaria hacia sus seres queridos. Cuando éstos empiezan a modificar nuestro comportamiento es cuando comienzan los problemas. Así que la clave está en que, como en cualquier otro aspecto en nuestra vida, todo debe ser con medida y nada con exceso.

Grasa abdominalCuando hablamos de celos como una actitud normal, nos referimos a aquellos que no dañan a los demás ni a nosotros mismos, porque solamente son pasajeros y surgen de una razón real que los justifica; como en el caso de ver a nuestra pareja con otra persona que  trate de seducirla. Este tipo de celos tiene reacciones que nos pueden hacer daño en el momento, pero no se extienden a otras esferas de nuestra vida, nacen y mueren en el instante en el que ocurre, o cuando mucho, su sensación puede llegar a perdurar tres a cuatro días. Los celos son la expresión del temor a perder lo que tenemos y la acción de retenerlo. Cabe señalar que éstos se pueden transformar de normales a enfermos en un abrir y cerrar de ojos. La línea divisoria entre los celos enfermos y los normales es casi imperceptible, pero su ruptura suele no ser detectada por el afectado por ellos. Los celos normales son característicos en 60 por ciento de las mujeres celosas, ya que por su esencia piensan menos  frecuente en las fantasías de tipo sexual que los hombres, y por lo tanto, no construyen con la misma frecuencia pensamientos de traición sexual.

La naturaleza de los celos es la misma para ambos sexos, sin embargo, es posible distinguir ciertos elementos que distinguen los celos en los hombres y en las mujeres. Los hombres suelen verse más afectados ante la idea de la “infidelidad sexual”, mientras que las mujeres sufren más cuando se trata de cuestiones que tocan lo que podría denominarse "infidelidad emocional", es decir, una situación en la cual la persona dedica tiempo, atención y recursos a otra que no es su pareja sin que necesariamente exista una relación sexual de por medio.

Hombres y mujeres manifiestan la emoción de los celos de diferentes formas, por ejemplo en los hombres es muy común que se den actos violentos porque dan a entender que sus derechos deben quedar claros. En el caso de la mujer se observa que busca llamar la atención de su pareja usando tácticas que le permitan verse y sentirse más atractiva. Los sentimientos que las mujeres experimentan al ser testigo o tener fuertes evidencias acerca de la infidelidad del ser querido se asocian principalmente con tristeza y una idea de abandono. Los hombres, por otro lado, tienden a experimentar en un mayor porcentaje rabia y furia. A pesar de lo anterior se ha encontrado que la humillación es una sensación compartida por ambos sexos.

 

Grasa abdominalPero entonces, ¿Qué hacer cuando sentimos celos?

Un factor muy importante para aprender a manejar y controlar los celos es entender que para lograrlo necesitamos reconocernos en este estado y  pensar  calmadamente.  Estas son algunas recomendaciones para controlar los celos:

  • Siempre que sintamos celos inevitables, debemos obligarnos a no reaccionar de inmediato y respirar profundo.  Contar  de manera regresiva del diez al cero ayuda a tranquilizarnos. Luego de analizar la situación, es importante pensar en las consecuencias que traería actuar antes de pensar.
  • Si la causa de nuestra reacción es por un hecho que no está claro y nos deja dudas, ante todo escuchemos a nuestra pareja. Si las explicaciones no nos convencen, dejaremos la conversación así por un momento hasta estar completamente en calma y poder retomar el tema tranquilamente y aclarar la situación.
  • Si por algún motivo no se llega a ningún acuerdo, lo mejor es no discutir, y tampoco tomar ventaja y actuar de la misma manera, ya que el problema empeoraría y lo único que se lograría sería aumentar los problemas.  Nada de ojo por ojo.
  • Es importante reflexionar sobre el afecto que se tiene a la pareja y tratar de entender que el hecho de que quiera compartir tiempo con sus amistades no implica necesariamente que haya dejado de amarle.
  • Si usted o alguien que usted conozca tiene problemas recurrentes de celos y desea recibir una orientación psicológica, puede dirigirse al Dispensario Municipal ubicado en Avenida Centroamérica 18-56 zona 1, o comunicarse al teléfono: 2285-0609 o a la línea Cuenta Conmigo (5554-3286) que funciona las 24 horas.

 

Bibliografía:

   
 
 
Copyright © 2007 - 2018 revista e-MuniSalud, Dirección de Salud y Bienestar Municipal, All Rights Reserved.
21 calle 6-77, zona 1, Centro Cívico, Palacio Municipal, Guatemala, Centroamérica - PBX: 2285 8000 Call Center 1551