http://munisalud.muniguate.com/ http://munisalud.muniguate.com/ http://munisalud.muniguate.com/ http://munisalud.muniguate.com/
Edición noviembre 2012
Dirección de Salud y Binestar de la Municipalidad de Guatemala 
Ciudad de Guatemala, miércoles 21 de octubre de 2020
 
Estilos de vida saludables Imprimir informaión
   

El adulto mayor un recurso indispensable  en la sociedad de Guatemala Adulto mayor productivo

MuniSaludLa vejez es una etapa de la vida como cualquier otra, existen múltiples definiciones de esta, algunas tienen énfasis en el aspecto biológico, médico, geriátrico, psicológico, etc.; complementario a estas definiciones, es importante considerar las percepciones y definiciones que tiene la sociedad, los mismos adultos mayores y sus familiares, especialmente los nietos.

En este sentido es importante mencionar el enfoque geriátrico, el cual estudia la relación entre lo orgánico, lo psicológico y lo social desde un enfoque interdisciplinario, comprendiendo el envejecimiento como un proceso evolutivo normal, esperable e influenciado por el contexto sociocultural en el que se desenvuelve el adulto mayor (kin, 2003). Este enfoque evidencia la necesidad de planificar programas y acciones, que favorezcan  el continuo desarrollo, la posibilidad de generar nuevos saberes, la creación de caminos alternativos de superación y de mejora de la vida cotidiana de esta población.

Al adulto mayor se le asocia  con una etapa productiva terminada, con historias de vida para ser contadas como anécdotas o leyendas, en lugar de considerar que el aprendizaje es un proceso  permanente que se debe promover en esta etapa. Es necesario entonces liberar al adulto mayor de esa imagen de incapacidad, de soledad, debiendo facilitar que se consolide su rol social, redescubrir sus capacidades y habilidades, enriqueciendo su autoestima, así como fomentar el protagonismo activo del adulto mayor dentro de su grupo.

En el estudio que realizó Clark y Anderson en 1967, en adultos mayores se identificaron como fuentes  de una moral alta: El entretenimiento y diversión, la socialización, la realización de actividades productivas, realización de actividad física, la seguridad financiera, la movilidad y la salud. Como fuentes de una moral baja: la dependencia, la inconformidad física o perdida de algún sentido, la soledad, el aburrimiento, la inactividad, la inmovilidad, la reducción de la capacidad mental o perdida de la misma, perdida de respeto y prestigio además de miedo a la muerte.

Schoie y Willis evaluaron cada 7 años el desempeño de un grupo de personas de diferentes edades, en un rango de 25 a 85 años y encontró que la inteligencia se incrementa hasta los 30 e inicio de los 40 años, posteriormente existe un periodo estable hasta mediado de los 50 o inicio de los 60, luego se produce un ligero decremento entre los 53 y los 60 años. Posterior a la edad de los 60 años se observó un decremento nuevamente.

Asimismo, se ha evidenciado que la inteligencia es producto de dos clases de habilidades: la inteligencia fluida y la inteligencia cristalizada; la primera representa  la forma de inteligencias capaz de resolver  los problemas nuevos, esta disminuye con la edad y la segunda es la que se relaciona con experiencias anteriores, la cual aumenta con  la edad, está íntimamente ligada con la experiencia.

Al contrario de lo que muchas personas piensan, las habilidades intelectuales pueden mantenerse estables con el aumento de la edad. La memoria inmediata es la que más se deteriora, en cambio la memoria a largo plazo, el pasado más lejano de la persona se conserva mucho mejor, la perdida de la memoria inmediata puede deberse a la falta de interés por su realidad actual.

MuniSaludLa creatividad en la vejez está condicionada a una buena salud y capacidad física, pero la apreciación y reconocimiento por parte de las personas de su entorno, es vital para que el adulto mayor pueda continuar conservando su talento y seguir haciendo contribuciones importantes, tanto para la familia como para la vida  social.

Algo que ilustra la potencialidad de los adultos mayores es que las personas consideradas como más sabias, están  representadas en los ancianos y no lo reconocemos; existen culturas y sociedades en donde los ancianos son consideras como personas sabias, que toman y ayudan a tomar decisiones. Es interesante ver que los compositores de música alcanzan su etapa más productiva alrededor de los 30 años, los arquitectos, dramaturgos, poetas, compositores de ópera, psicólogos, astrónomos y la mayoría de científicos  durante 40 años. Para los novelistas y los  matemáticos entre los 30 y los 69 años. La edad promedio de financieros y banqueros eminentes oscila alrededor de los 65 años.

Ejemplo de personajes eminentes y destacados a través de la historia pueden ilustrar las capacidades de los adultos mayores, ejemplo: Sófocles escribió Edipo en Colono a los 89 años; Goya produjo la litografía a los 70 años, Picasso pintaba a los 90 años, Goethe terminó de escribir Fausto a los 82 años; Víctor Hugo a los 85 años seguía escribiendo, Cervantes concluyó Don Quijote a los 68 años; Miguel Ángel a los 76 trazó el plano de la cúpula de San Pedro, Hendel compuso a los 72 años la africana; Churchill a los 80 abandonó el poder voluntariamente.

Los adultos mayores desean descansar, pero a la vez sentirse útiles y activos y sentirse bien con lo que hacen.

Según Reig, (1994) existen ocho áreas importantes para determinar la calidad de vida en el adulto mayor, lo cual también se aplica a cualquier persona adulta:

  1. La vida intelectual: Los seres humanos tenemos la capacidad de pensar, de formular conceptos y juicios y comunicarnos a través del lenguaje.
  2. La vida emocional: la emoción puede ser entendida como un estado de ánimo caracterizado  por una conmoción orgánica consiguiente a impresiones de los sentidos, ideas o recuerdos (Orbis, 1985).
  3. La vida física: La salud es el completo estado de bienestar físico, psíquico y social, es un don de los seres humanos que pueden conservar o perder  irremediablemente. Para el mantenimiento de la salud se debe considerar: La alimentación, el ejercicio, descaso y evitar el estrés.
  4. Vida familiar: una familia integrada y con roles definidos para cada uno de sus miembros es parte esencial para lograr una adecuada calidad de vida en el adulto mayor.
  5. Vida social: Esta se expresa en el resultado de las interacciones que los seres humanos tenemos con otros seres humanos, aquí se evidencia la importancia de la salud mental en este grupo de edad.
  6. Vida económica: Schopenhauer decía, el hombre gasta su salud en aras de obtener dinero y en la vejez gasta ese dinero  tratando de recuperar la salud.
  7. Vida laboral: El trabajo en el adulto mayor puede quedar gravemente delimitado y convertirse en un elemento negativo que impacta el área social, emocional y física.
  8. Vida espiritual: esta parece ser una búsqueda incesante para los adultos mayores, tratando de encontrarse a sí mismo; buscando sentido a su vida y razón de ser.

La vida intelectual, emocional, física, social, laboral y espiritual son áreas en las que podemos incidir al considerarlas para elaborar políticas públicas, planes, programas y proyectos dirigidos al adulto mayor.

MuniSaludFinalmente debemos de considerar que Guatemala, como en la mayor parte de países se está iniciando o se encuentran en plena transición demográfica, lo cual implica que su población en forma paulatina está envejeciendo, siendo cada día más la población de adultos mayores, lo cual no debe de verse como una visión negativa, sino como una oportunidad.

Dentro del contexto de la salud urbana, la crisis económica, la pobreza, la exclusión, inequidad y la falta de reconocimiento del potencial de la actividad productiva del adulto mayor, se considera que la vejez y el trabajo son realidades opuestas e incompatibles, se debe valorar las capacidades y contribuciones de los adultos mayores a la sociedad, con un criterio más amplio de productividad en términos estrictamente económicos.

El Dr. Robert N. Butler, a principios de la década de 1980, indicó, que la vejez productiva debe entenderse como “la capacidad de un individuo o una población para servir en la fuerza de trabajo remunerada, en actividades de voluntariado, ayudar en la familia y mantenerse independiente como sea posible”  (Butler, R., 2000). No obstante, en trabajos de investigación desarrollados por Bass, S., Caro, F. y Chen, Y. (1993) se ha planteado una  concepción más amplia del término, definiéndolo de la siguiente manera: “El envejecimiento productivo es cualquier actividad desarrollada por una persona mayor que produce bienes o servicios, sea remunerada o no, o desarrolla capacidades para producirlos”.

Las dimensiones del envejecimiento productivo son numerosas entre las personas mayores, pudiendo especificar cuatro grandes grupos de aportes: el trabajo familiar-doméstico, el trabajo voluntario en la comunidad, el trabajo remunerado y las actividades educativas-culturales.

En relación a esto, resulta apropiada la reflexión  que propone David Zolotow (2002): “Cuando las sociedades consideran a los viejos como  una carga que todos deben llevar a cuesta, los ancianos, respondiendo a esta expectativa social, se transforman en sujetos de necesidades y demandantes de servicios.

Considerar a los adultos mayores como un “recurso”, da lugar al intercambio y a la participación como sujetos activos, y al desarrollo de sus potencialidades, sin omitir deberes y derechos con toda la sociedad. Los adultos mayores son parte de la sociedad, esto evidencia la necesidad de comenzar a construir un nuevo modelo de gestión del envejecimiento, donde se revalorice social, política, económica y culturalmente el concepto de vejez, reconociendo a las personas mayores como ciudadanos activos, como un  recurso humano esencial de participación y colaboración en los acontecimientos que ocurren en la sociedad.

El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad. Gabriel García Márquez

Para mayor información comunicarse al Centro de promoción integral de la salud, Avenida Centroamérica 18-56 zona 1, teléfono 2251-3830. / 2285-0609

 

Bibliografía

  1. Miralles Ivana, Kairos. Revista de temas sociales, año 14 No 26,noviembre 2010.
  2. 10 hábitos efectivos para la salud del adulto mayor, tomo II, Universidad Iberoamericana, Instituto Nacional de Ciencias Medicas y Nutrición, Salvador Zubiran, Instituto de Geriatría, Instituto Nacional de las personas Adultas Mayores, julio 2010.
Kornfeld, Rosita. Readi Paulina, Programa para el Adulto Mayor Envejecimiento y capacidad de trabajo, posibilidades y perspectivas, reunión de Gobiernos y Expertos sobe envejecimiento en países de América del sur, CELADE, Gobierno de la republica de Argentina, instituto Nacional de servicio social para Jubilados y pensionados, noviembre 2005.

1- Para la elaboración de este artículo se conto con la participación del Dr. Ernesto Velásquez Pérez coordinador del programa de prevención y promoción de la salud de la Dirección y Bienestar Municipal de la Municipalidad de Guatemala.

   
 
 
Copyright © 2007 - 2020 revista e-MuniSalud, Dirección de Salud y Bienestar Municipal, All Rights Reserved.
21 calle 6-77, zona 1, Centro Cívico, Palacio Municipal, Guatemala, Centroamérica - PBX: 2285 8000 Call Center 1551