http://munisalud.muniguate.com/ http://munisalud.muniguate.com/ http://munisalud.muniguate.com/ http://munisalud.muniguate.com/
Edición mayo 2012
Dirección de Salud y Binestar de la Municipalidad de Guatemala 
Ciudad de Guatemala, viernes 19 de agosto de 2022
 
Estilos de vida saludables Imprimir informaión
   

MuniSaludViolencia en el Niño

La violencia  contra los niños incluye abuso y maltrato físico y mental, abandono o tratamiento negligente, explotación  y abuso sexual.   La violencia puede ocurrir en el hogar, escuelas, orfelinatos, calles, lugar de trabajo; lo cual afecta la salud física y mental de los niños, perjudica su habilidad para aprender y socializar, y más adelante, socava su desarrollo como adultos  funcionales y buenos progenitores; lo cual cobra especial importancia,  porque es frecuente que los niños que sufren violencia repliquen este mismo problema en la adolescencia o etapa adulta, perpetuando el problema y creando una cultura  de violencia y abuso.

A nivel mundial se reporta que el 20% de las mujeres y entre el 5-10% de los hombres sufrieron abuso en la niñez.

Guatemala en la actualidad atraviesa por uno de los momentos más violentos de su historia, en el periodo de 1999-2006, la violencia homicida aumentó  más del 120%, del 2007-2011 la tasa de violencia intrafamiliar contra menores se incrementó de 128 a 173 menores por 100,000 habitantes, predominado el estado de  ebriedad del agresor y el tipo de agresión, las bofetadas y puntapiés, así como  el día sábado, domingo y lunes; prevaleciendo la violencia a menores del sexo femenino (por cada hombre agredido se agrede a 2.39 mujeres), el rango de edad con mayor frecuencia es de 15-17años, presentándose en todas las edades en menores de 17 años. (Procuraduría  de los Derechos Humanos, Guatemala, Procurador de los Derechos Humanos  Dirección de Estudio, Análisis e Investigación, Derecho a la Vida e Integridad Física, Estadísticas sobre violencia Intrafamiliar contra menores, enero-diciembre 2007-2011)

Para comprender la violencia se necesita entender sus raíces, causas, explicaciones y sus factores estructurales, la presencia de formas de pensar, sentir y actuar de los guatemaltecos en la que se expresa una violencia adquirida, aprendida y asumida.

La cultura de violencia aparece, se fortalece y se desarrolla desde 3 niveles:
 

  • Nivel Estructural-institucional: expresado en el origen y la forma en que se ha construido Guatemala como nación, la configuración, desarrollo y desempeño de sus instituciones, la exclusión (racismo, de género, de edad, por religión o clase social,  partido político, etc.).
  • Nivel Social: expresado en las dinámicas sociales de conflictividad, de interrelaciones, la desconfianza e  inseguridad en todo ámbito social, las divisiones y antagonismos.

 

  • Nivel Personal: expresado el ámbito privado como constructor de la violencia (la identidad), las características de cada persona, el aprendizaje personal de la violencia que se adquiere en la familia, los medios de comunicación social y la escuela.

MuniSaludEl nivel psicológico de la cultura de violencia, se produce cuando una persona asume la identidad de uno de los actores del proceso de la violencia.  En el momento en que la persona  a muy temprana edad se identifica, se percibe y se dice a sí mismo: “soy víctima o victimario”, asume un compromiso íntimo, personal y de voluntad con la imagen correspondiente.  Esta persona empieza a reproducir los contenidos del rol con el cual se identifica. 

Si se siente víctima, actuará y pensará como tal y facilitará el encontrarse en situaciones y contextos en que se convierta en una persona ofendida, es capaz de perjudicarse a sí mismo si no hay otro recurso.  Aunque se trata de aproximarse al rol identificado, cada persona le da una versión única e irrepetible que puede ser percibida como un ego.  El pensamiento tiende entonces a percibir el ambiente social como constante, en el cual se cree que nada puede cambiar.

Entre los obstáculos que no permiten avanzar en un proceso de paz se observa que al no haber compromisos reales de las comunidades, no lo asumen como propio, que no han pasado por un proceso de reflexión comunitario y la toma de decisiones es parcializada o nula. 

Así, muchas organizaciones gubernamentales y no gubernamentales han trabajado sobre los objetivos impuestos por estudios y teorías realizadas en otros países, queriéndolos “adaptar” a Guatemala y luego de que terminan los proyectos, no existe un proceso de seguimiento auto gestionado por las comunidades, por que no les es propio, no existe compromiso pues no es reflejo de su ideología y necesidades.

Es Importante crear un ambiente protector para la infancia, lo cual debe considerar:

  • MuniSaludCapacidad y compromiso de los gobiernos: lo cual implica la creación de políticas, aplicar las leyes y aportar recursos, con énfasis en proteger a los niños;  los Derechos  Humanos en el artículo 19 de la Convención sobre Derechos del Niño (1989) pide la adopción de mediadas legislativas, admirativas, social y educativas para protegerlos contra toda forma de violencia y abuso.
  • Varios instrumentos, entre ellos los protocolos facultativos  a la Convención  sobre los Derechos del Niño y la Convención 182 de la Organización Internacional del Trabajo sobre la Prohibición y acción inmediata para la eliminación de las peores formas trabajo infantil (1999), señalan tipos concretos de violencia y explotación que requieren la adopción de medidas.
  • Actitudes, costumbres y prácticas: el género desempeña un importante papel en las pautas y estereotipos de conducta violenta, y a menudo se utilizan las tradiciones para justificar la violencia. La sociedad acepta muchas formas de violencia contra niños entre ellas relaciones abusivas de poder, el castigo corporal  como método de disciplina y el matrimonio precoz.
  • El debate abierto: la violencia contra los niños no es un asunto privado y es necesario llevarla a la atención del público. Los medios de comunicación pueden ser muy eficaces a la hora de cuestionar actitudes que condonan la violencia, así como, fomentar  conductas y prácticas más protectoras. Puede también ayudar a los niños a expresarse sobre la violencia.
  • Aptitudes para la vida práctica: los conocimientos y participación de los niños, pueden ayudarlos a identificar, evitar  riesgos,  y, si es necesario, afrontar situaciones potencialmente violentas.   Hay que informarles sobre su derecho y sobre como deben comunicar de una forma segura información sobre abuso a quienes pueda tomar medidas.
  • Función de la familia y la comunidad: los maestros, trabajadores sociales, personal médico y otras personas que estén en estrecha proximidad con los niños deben recibir formación sobre medidas de prevención y protección; entre ellas, aprender a detectar el abuso  a tiempo y a ofrecer respuestas apropiadas.
  • Servicios esenciales, como la prevención, recuperación y reintegración: junto a la educación, pueden reducir la exposición a la violencia; las escuelas pueden ser seguras y acogedoras. Debe de conseguirse que todos los niños, sin discriminación, tengan acceso a los servicios y centros especializados que proporcionen atención médica apropiada y confidencial y asesoramiento psicológico y seguimiento.

Es evidente que la violencia en los niños es un fenómeno que necesita ser conocido, dimensionado, denunciado y abordado de urgencia en forma multisectorial, profesional, dentro de un contexto sociocultural y legal

Fuente: Para la elaboración de este artículo se conto con la participación del Dr. Ernesto Velásquez Pérez coordinador el programa de prevención y promoción de la salud, de la Dirección y Bienestar Municipal de la Municipalidad de Guatemala.

BIBLIOGRAFÍA

  • Medina Lemus / INTEGRA, Violencia Escolar en Guatemala 07 Abr, 2008.
  • Informe Estadístico de la Violencia en Guatemala.  Programa de Seguridad Ciudadana y Prevención de la Violencia, PNUD.  Guatemala, Diciembre 2007.
  • Violencia contra los niños y niñas.   Hoja Informativa sobre Protección de la Infancia. Mayo 2006
   
 
 
Copyright © 2007 - 2022 revista e-MuniSalud, Dirección de Salud y Bienestar Municipal, All Rights Reserved.
21 calle 6-77, zona 1, Centro Cívico, Palacio Municipal, Guatemala, Centroamérica - PBX: 2285 8000 Call Center 1551