http://munisalud.muniguate.com/ http://munisalud.muniguate.com/ http://munisalud.muniguate.com/ http://munisalud.muniguate.com/
Edición mayo 2012
Dirección de Salud y Binestar de la Municipalidad de Guatemala 
Ciudad de Guatemala, viernes 19 de agosto de 2022
 
Estilos de vida saludables Imprimir informaión
   

MuniSaludAlergia de la leche de vaca

La leche se constituye como el único alimento de los mamíferos recién nacidos. La composición de la secreción láctea se adapta en cada caso a las necesidades de crecimiento de cada especie y presenta variaciones en función del tiempo.

La leche de vaca es el primer alimento no homólogo que recibe el niño en cantidades importantes; siendo, por tanto el primer antígeno alimentario con el que se entra en contacto y el primero que puede causar reacciones adversas.

Se habla de alergia a la proteína de leche de vaca (APLV) cuando un individuo, tras la ingesta de lácteos manifiesta una respuesta anormal (con síntomas que se pueden englobar dentro de las reacciones adversas a alimentos) y en ese proceso hay un mecanismo inmunológico comprobado.

De todas las alergias alimentarias, es en la APLV en la que se producen más errores de clasificación, ya que la leche produce variedad de respuestas anómalas, alérgicas y no alérgicas, así como fenómenos de intolerancia a la proteína de la leche o a la lactosa.

Frecuentemente se ponen de manifiesto los síntomas en el primer contacto con la leche como la introducción de biberón; incluso a veces durante el período de lactancia materna se observan síntomas por el paso de proteína de la leche de vaca ingerida por la madre a través de la secreción láctea, como la exacerbación de dermatitis.

Los signos y síntomas aparecen en menos de 60 minutos desde la toma y la gravedad de los cuadros de alergia a la leche de vaca, es muy variable dependiendo del grado de sensibilización y de la cantidad ingerida.  Además, por ingestión, la leche puede producir síntomas por contacto cutáneo directo o indirecto (besos, roces, vómitos) y también síntomas respiratorios por inhalación.
Por orden de frecuencia, lo más habitual son síntomas cutáneos, seguidos de digestivos o asociación de ambos y finalmente respiratorios y anafilaxia; en ocasiones, los síntomas son leves y poco valorados o no relacionados aparentemente con el alimento.

Cuando una persona afectada por este mal ingiere leche o un alimento que contiene productos lácteos, el sistema inmune del cuerpo percibe a las proteínas de la leche como “invasores” y trata de combatirlos, esto hace que se provoque una reacción alérgica que implica la liberación de sustancias químicas de algunas de las células del cuerpo llamadas histaminas y la producción de inmunoglobulina E, que es un anticuerpo que combate las proteínas.
Según los últimos estudios, a nivel internacional un 2.3% de la población general en el primer año de vida sufre de esta afección y existen excepciones en adultos.  En los niños ocupa el 2º lugar en frecuencia dentro de las alergias alimentarias, por detrás de la alergia a huevo, pero si solo se habla de lactantes sería el 1º lugar.

Cuando se inicia la lactancia artificial, los niños reciben un tipo de leche conocida como leche de inicio y luego leche de continuación, la denominación médica correcta de este tipo de leche para alimentar a lactantes es fórmula adaptada.   Estas fórmulas se fabrican a partir de leche de vaca, pero realizando modificaciones para acercarse lo máximo posible a la composición de la  leche materna.  Se añade suero láctico para que la relación proteínas séricas/caseína pase de 20/80 de la leche de vaca a 40/60 que tienen las fórmulas adaptadas.

MuniSaludEl inconveniente es el aumento que sufren en betalactoglobulina, esta es una proteína totalmente extraña para la especie humana pues no existe en la leche materna; por ello es una proteína muy alergénica que se introduce en la alimentación del lactante en el momento en que se están estableciendo los mecanismos de tolerancia inmunológica.

La caseína, también llamada alérgeno mayor se considera la responsable de la persistencia de la alergia.

Son factores de riesgo para sufrir alergia a las proteínas de la leche de vaca los siguientes:

  1. Rasgo atópico familiar.
  2. Administración precoz de PLV con posterior lactancia materna (biberón en maternidades).
  3. Administración intermitente de PLV durante la lactancia materna.

 

Tratamiento y consejos:

  1. Dieta estricta de eliminación de leche, derivados y productos que la contengan, mientras no se compruebe tolerancia.
  2. Exclusión de leche de cabra y oveja, por la similitud de sus proteínas, puede producir igualmente reacción alérgica.
  3. Si se mantiene la lactancia materna, la madre seguirá una dieta sin PLV.
  4. Si se establece lactancia artificial se usarán fórmulas especiales siguiendo las recomendaciones del alergólogo.

La leche materna es el mejor alimento para su hijo, condiciona y determina su  desarrollo biológico, social y psicológico.

Fomente la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida.

Para mayor información consulte al Centro de Promoción de la Salud de la Mujer Niñez, Adolescencia y Adulto Mayor, Avenida Centroamérica 18-56 zona 1, teléfono 2251-3830, correo cuentaconmigo@muniguate.com, o al blog http://proyectocuentaconmigo.wordpress.com/

Bibliografía:

  1. Alergol Inmunol Clin 2001;16 (extraordinario Numero 2):96-115
  2. Protocolos de la asociación española de alérgicos a alimentos y látex AEPNAA
  3. Bone, Calvo, Javier. Manejo  del niño con sospecha de alergia a alimentos, Protocolos diagnósticos y tratamiento en pediatría, 2003.
  4. Dra. Idoia Rodríguez Zuazo. Médico especialista en Alergología. "Alergia a Proteínas de Leche de Vaca", sociedad Gallega de alergología e inmunología clínica.

Fuente: Para la elaboración de este artículo se conto con la participación del Dr. Ernesto Velásquez Pérez coordinador el programa de prevención y promoción de la salud, de la Dirección y Bienestar Municipal de la Municipalidad de Guatemala.

   
 
 
Copyright © 2007 - 2022 revista e-MuniSalud, Dirección de Salud y Bienestar Municipal, All Rights Reserved.
21 calle 6-77, zona 1, Centro Cívico, Palacio Municipal, Guatemala, Centroamérica - PBX: 2285 8000 Call Center 1551