http://munisalud.muniguate.com/ http://munisalud.muniguate.com/ http://munisalud.muniguate.com/ http://munisalud.muniguate.com/
Edición abril 2011
Dirección de Salud y Binestar de la Municipalidad de Guatemala 
Ciudad de Guatemala, miércoles 21 de octubre de 2020
 
Estilos de vida saludables Imprimir informaión
   

Estrés y los efectos en la salud

MuniSalud - padresTodas las personas deben tomar en cuenta que la salud no debe ser entendida únicamente como ausencia de enfermedad, sino como algo positivo en sí mismo, un estado de bienestar físico, psíquico y social.

Debe tomarse en cuenta que los factores psicológicos, cognitivos, emocionales y motivacionales, propios de cada persona de acuerdo a su historia de vida personal y al ambiente sociocultural en que se ha desarrollado, influyen de manera decisiva tanto en el proceso de enfermarse como en la prevención de la enfermedad y el mantenimiento de la salud.

Los factores psicológicos, y por lo tanto el estrés, poseen numerosas relaciones con la salud/enfermedad. Por un lado, el estrés puede producir efectos directos aumentando la vulnerabilidad del organismo y actuando, ya sea precipitando la aparición de una enfermedad o agravándola, la misma enfermedad por su parte provoca estrés, especialmente al tratarse de enfermedades crónicas.

En la antigüedad el mecanismo del estrés cumplía el propósito de preparar a los seres humanos para responder a estados de emergencia que le representaban una amenaza física. La forma de responder a este tipo de emergencia era, por lo general, huyendo o peleando, respuestas para las cuales se requiere una gran cantidad de energía y fuerza muscular.

Los cambios hormonales y otras alteraciones fisiológicas que se producen en estados de estrés van dirigidos a lograr esto. En nuestra moderna sociedad nos enfrentamos a situaciones de otro tipo tales como problemas en el trabajo, o el matrimonio, con los mismos mecanismos con los que nuestros antepasados se enfrentaban a los animales salvajes. El problema surge a causa de que los cambios habidos en la sociedad se han dado en forma tan veloz que no han permitido al proceso evolutivo adaptarse a los mismos.

Los mecanismos del estrés, modifican el funcionamiento fisiológico general del organismo (Ej. frecuencia cardiaca, presión sanguínea, respiración, tensión muscular, etc.), llegando a afectar inclusive la actividad neuroendocrina y la capacidad inmunológica del organismo, y de forma indirecta, puede estimular comportamientos poco saludables como el fumar, el abuso de sustancias como el alcohol o drogas, el insomnio o la anorexia; que repercuten en la salud física.

Durante mucho tiempo los fisiólogos han sabido que el estrés puede causar envejecimiento prematuro en animales de laboratorio, pues al ser sometido a condiciones de estrés continuo su cuerpo comienza a sufrir una serie de cambios y al cabo de unos pocos días muere. Al hacerle la autopsia se encuentran numerosos síntomas de deterioro y envejecimiento prematuro.

En los seres humanos se produce una situación similar. Cuando el estrés sobrepasa ciertos límites se afectan numerosos órganos de nuestro cuerpo al igual que nuestra capacidad mental y el sistema inmunológico.

Bajo dichas circunstancias la adrenalina, el cortisol y otras hormonas que son secretadas pueden comenzar a causar grandes daños a nuestro organismo. Entre estos daños se incluyen: fatiga, destrucción de los músculos, diabetes, hipertensión, úlceras, enanismo, impotencia, pérdida de deseo sexual, interrupción de la menstruación, aumento en la susceptibilidad a enfermedades, y daños a las células nerviosas.

MuniSaludAlgunos estudiosos apuntan que lo más que impresiona de estos daños es el hecho de que, tomados en conjunto, se parecen mucho a lo que sucede en el proceso de envejecimiento.

El estrés está sumamente atado a nuestras percepciones y particulares modos de interpretar las situaciones en que nos vemos involucrados. Por esta razón, no existe una "receta" que sea efectiva para todas las personas.

Algunos estudios y la experiencia de muchas personas apuntan hacia varias respuestas que funcionan en la gran mayoría de los casos. Entre ellas, algunas estrategias como la resolución de problemas o la toma de decisiones se hacen necesarias cuando el actuar se encamina al cambio de una situación o problema.

Sin embargo, en otras ocasiones, por ejemplo pérdidas de seres queridos o finalización de relaciones importantes los esfuerzos se deben encaminar a amortiguar o cambiar el estado emocional o el malestar fisiológico. En estos casos realizar actividades placenteras, pasear o hacer deporte, mantener relaciones gratificantes o aprender y poner en práctica ejercicios de relajación, son algunas soluciones eficaces.

En adición se ha descubierto que algunos nutrientes y plantas medicinales poseen propiedades que ayudan a nuestro cuerpo a lidiar con el estrés y a reducir las concentraciones de las hormonas que éste genera.

Fuente: Para este artículo, se contó con la colaboración de personal del Programa de Salud de la Dirección de Salud y Bienestar Municipal de la Municipalidad de Guatemala.

   
 
 
Copyright © 2007 - 2020 revista e-MuniSalud, Dirección de Salud y Bienestar Municipal, All Rights Reserved.
21 calle 6-77, zona 1, Centro Cívico, Palacio Municipal, Guatemala, Centroamérica - PBX: 2285 8000 Call Center 1551