http://munisalud.muniguate.com/ http://munisalud.muniguate.com/ http://munisalud.muniguate.com/ http://munisalud.muniguate.com/
Edición diciembre 2010
Dirección de Salud y Binestar de la Municipalidad de Guatemala 
Ciudad de Guatemala, jueves 22 de noviembre de 2018
 
 Pluma invitada Imprimir informaión
   

Respuesta rápida a través de Robots

vegetarianismoTe has imaginado poder ser atendido por un robot, creo que solo en las series futuristas y de ciencia-ficción podríamos observarlo, sin embargo, en esta oportunidad la Clínica Mayo nos comparte la manera que se ha integrado el uso de tecnología en la medicina, de formas que en el pasado no eran posibles.

En Titusville, Florida, un robot parlante está mejorando las probabilidades de los pacientes con accidente cerebro vascular.  El robot es la presencia junto a la cama de un nuevo piloto de Telemedicina que conecta a los especialistas en accidentes cerebro vasculares de la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida, y el staff del departamento de emergencia del Titusville Parrish Medical Center.

El robot habla realmente, ve y puede movilizarse a través de la sala, entregando información vital que se requiere rápidamente para evaluar y diagnosticar a pacientes que pueden haber experimentado un accidente cerebro vascular.

Parrish Medical Center es como cualquier hospital de Estados Unidos, donde los médicos que se especializan en accidentes cerebrovasculares, no pueden estar disponibles a toda hora. Sin embargo, cuando el accidente cerebro vascular sucede, los pacientes necesitan una evaluación rápida de un especialista para determinar el tipo de accidente y las mejores alternativas de tratamiento.

Cuando una arteria del cerebro está bloqueada, el tipo más común de accidente puede administrase a pacientes cuidadosamente seleccionados, los medicamentos que disuelven el coagulo (trombolíticos intravenosos) en un plazo de tres horas, desde la aparición de los síntomas para reducir las probabilidades de accidentes cerebro vasculares relacionados con la discapacidad.

Sin embargo, en Estados Unidos menos del 5% de los pacientes elegibles reciben esta terapia, la que fue aprobada en 1996 para accidentes cerebro vasculares por la FDA de Estados Unidos.

El robot implica que los pacientes pueden ser evaluados muy rápido, dice David Miller, M.D., neuroradiólogo intervencionista de la Clínica Mayo en Jacksonville. Cuando es necesario, los pacientes están accediendo a los tratamientos para disolver coágulos en esta ventana de tres horas y los pacientes elegibles para terapia avanzada para accidentes isquémicos pueden ser trasladados urgentemente a la Clínica Mayo para tratamiento adicional”.

Cuando un paciente con posible accidente cerebro vascular llega a Parrish Medical Center, inmediatamente se hace una llamada al campus de la Clínica Mayo en Jacksonville, ubicada a más de 120 millas, donde los especialistas del área están disponibles las 24 horas todos los días de la semana. Uno de los innumerables médicos entrenados para usar el robot tomará el control de la máquina en forma remota, usando un laptop y un joystick.

En Titusville, el paciente ve un robot cubierto con una cabeza parlante. Una conexión de video en vivo con el médico de la Clínica Mayo que puede recorrer la sala a través del robot e interactuar con el paciente, su familia y el staff del hospital.  La cámara que tiene el robot se puede mover, inclinar y tiene zoom, lo que permite al médico ver y evaluar al paciente, examinar su estado mental, lenguaje y función, movimientos faciales y del cuerpo, e incluso acercarse lo suficiente como para observar las pupilas.

Una enfermera está al lado del paciente para ayudarlo en lo que sea necesario. El staff del hospital manda información acerca del pulso, presión y otras medidas de diagnóstico.

“La respuesta de los pacientes, familias y el staff del Parrish Medical Center ha sido favorable”, dice Kevin Barrett, M.D., uno de los neurólogos vasculares de la Clínica Mayo entrenado para usar el robot. “Extender nuestros recursos y expandirse a sitios remotos incrementa las posibilidades de buenos resultados para los pacientes”.

El diagnóstico remoto para pacientes con accidentes cerebro vasculares es nuevo en la Clínica Mayo de Florida, pero en la sede de la Clínica Mayo en Arizona se ha estado ofreciendo un programa similar desde 2007. Con robots en distintos hospitales de Arizona, los resultados han sido de un 96% de exactitud para el diagnóstico y las determinaciones de tratamientos.

En Florida, la Clínica Mayo espera ampliar este programa, trabajando con otros hospitales que se beneficiarían de acceder a especialistas en el área las 24 horas del día toda la semana.

“El accidente cerebro vascular es la principal causa de discapacidad”, dice el Doctor Barrett. “Con nuestro robot siempre dispuesto, más pacientes recibirán a tiempo el cuidado sensible que puede reducir la discapacidad y mejorar los resultados de los pacientes”.

Acerca de la Clínica Mayo:

Clínica Mayo es una organización sin fines de lucro cuyas instalaciones funcionan en  Estados Unidos, en Rochester (Minnesota), Jacksonville (Florida), así como Scottsdale y Phoenix (Arizona).  Más de 3.700 médicos y científicos trabajan en estrecha colaboración para ofrecer diagnósticos precisos y tratamientos eficaces para enfermedades complejas y comunes.  Para más información puede visitar el siguiente enlace:  www.mayoclinic.org/spanish.

Fuente: Para el presente artículo se contó con  la colaboración del Dr. Kevin Barret, M.D, Neurólogo Vascular de la Clínica Mayo, en Jacksonville, (Florida), Estados Unidos.

   
 
 
Copyright © 2007 - 2018 revista e-MuniSalud, Dirección de Salud y Bienestar Municipal, All Rights Reserved.
21 calle 6-77, zona 1, Centro Cívico, Palacio Municipal, Guatemala, Centroamérica - PBX: 2285 8000 Call Center 1551